vitamina c y coronavirus
La Vitamina C no cura el coronavirus

En estos tiempos de incertidumbre en los que nadie sabe si habrá rebrotes de Covid o no,  estamos recibiendo peticiones masivas sobre si la vitamina C ayuda a curar el Coronavirus. Os explicaremos en este post todo lo que debéis saber sobre este micronutriente, cómo encontrarlo,  sus efectos sobre el cuerpo, falsos mitos, relación con la belleza y si realmente hay algo que nos pueda ayudar.

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C o Ácido Ascórbico, es una vitamina hidrosoluble, por lo que su exceso es excretado por la orina diariamente. Esta vitamina es necesaria para la vida.

Tiene función antioxidante por lo que previene el daño producido por los radicales libres producidos por el envejecimiento, humo del tabaco o la radiación del sol. Participa en el proceso de desarrollo, crecimiento, reparación de tejidos y participa en la formación del colágeno; imprescindible para la cicatrización, formación de tendones, ligamentos y vasos sanguíneos; ayuda a la absorción del hierro, entre otras muchas funciones. 

¿Dónde podemos encontrarla?

Nuestro organismo no puede producir la vitamina C, ni almacenarla, por lo que es importante incluir en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina C de forma diaria. 
Las principales fuentes de vitamina C son las frutas y las verduras.

Frutas con Vitaminas C

  • Kiwi 93 mg/100g, 
  • Papaya 80 mg/100g,
  • 🍓 Fresa 59 mg/100g, 
  • 🍍 Piña 48 mg/100g,
  • 🍊 Cítricos (naranja 53 mg/100g, limón 53 mg/100g, mandarina 49mg/100g), 
  • Mango 36 mg/100g 
  • 🍈 Melón 36 mg/100g. 
  • ¡¡El pimiento rojo tiene 139 mg/100 g (casi el tripe que la naranja) y el verde tiene prácticamente el doble!!

💡 ¡¡CURIOSIDAD CURIOSA POR EXPERIENCIA!!💡

Error muy común que suele ocurrir cuando estáis con nutrición familiar es querer zumos de naranja para vuestros hijos porque tiene muchísima vitamina C. Pues como habrás podido observar, donde se encuentra la concentración mas alta de esta vitamina no es en la naranja ni mucho menos. El kiwi 🥝 tiene mas del doble y los pimientos casi el triple. Apúntatelo 📝

Verduras con Vitamina C

  • Coles 120 mg/100 g, 
  • Brócoli 90 mg/100g, 
  • Coliflor 48 mg/100g, 
  • Espinacas 40 mg/100g

En consultas tanto de nutrición online como presenciales nos soléis decir cosas cómo:

  • ¿Será igual que el pimiento sea verde que rojo??
  • ¿Si cambio la lechuga por espinacas no pasa nada no?
  • Puse coliflor en vez de brócoli, ¿no importa no?

💡 ¡¡CURIOSIDAD CURIOSA POR EXPERIENCIA!!💡
En un tratamiento nutricional, todo cambio, afecta. Tienen tanta o más importancia los micronutrientes que los famosos macronutrientes. Aquí los tipos de vegetales tienen muchísimo que decir. 
RECUERDA que la clave de llegar al éxito está en la correcta combinación de alimentos, más que en la solitaria composición nutricional. Esto es cuando hacéis la famosa pregunta “¿Esto engorda?”

La vitamina C también podemos encontrarla en suplementos multivitamínicos, con mezcla de diferentes vitaminas, o de forma aislada. 

Os vamos a contar un secreto. Uno de los trabajos mas tediosos que tenemos los nutricionistas, por el que conseguimos que mejoréis vuestra salud sustancialmente haciéndoos las dietas personalizadas, es calcularos y adaptaros los micronutrientes. Aquí os dejamos un regalito con las recomendaciones diarias de vitamina C por grupo de edades y sexo:

** Situaciones especiales:
Fumadores, lactancia con leche de vaca, desnutrición o falta de diversidad de alimentos en la dieta, hipoabsorción intestinal, cáncer, enfermedades renales, embarazadas (adolescentes 80 mg; adultas 85 mg) y mujeres lactantes (adolescentes 120 mg; adultas 125 mg).

¿Qué propiedades tiene?

La vitamina C desde tiempos inmemoriales, es la vitamina que podría ayudar a prevenir  diversos tipos de cáncer como es el de colon, pulmón o mama y enfermedades cardiovasculares.

La evidencia científica en cáncer está en la prevención ya que una vez que aparece la enfermedad no existe evidencia comprobada que ayude como tratamiento.

La vitamina C de manera popular también es nombrada en tratamiento para prevenir y combatir resfriados. Cierto es que una dosis adecuada diaria mejora la recuperación reduciendo la duración de la enfermedad teniendo en cuenta las condiciones de vida de cada persona. Esta en controversia su eficacia en prevención ya que no depende de una ingesta de una dosis correcta. Depende de la barrera que nuestro sistema inmunológico mantenga a largo tiempo.

¿Sería bueno o incluso mejor algunas pastillas de Vitamina C?

El exceso de vitamina C puede ser perjudicial, causando diarrea, nauseas y dolores musculares. Además, puede interferir de manera negativa si se toma al mismo tiempo en suplementos con otros antioxidantes o en tratamientos contra el cáncer. 

💡 ¡¡CURIOSIDAD CURIOSA POR EXPERIENCIA!!💡
Cuando pasan ese tipo de efectos indeseables, muchas veces provocados por una hipervitaminosis, en especial aquellos que toman suplementos por rutina, sin necesidad y sin control de ningún nutricionista, se suele decir “¡Ay! ¡Creo que he comido algo que me ha sentado ma!”

Falsos mitos sobre la vitamina C

Es una de nuestras partes preferidas y que vemos en consulta desde que comenzamos hace allá por el 2009. Existen dos mitos relacionados con la Vitamina C que estamos seguros que alguna vez habrás escuchado de alguien de tu entorno. A continuación vamos a desmentir estos dos mitos para que tú, sí tú, puedas desmentirlos a partir de ahora. ¡Sé embajador! ¡¡LUCHA CONTRA LOS CATEDRÁTICOS!!

1. “Corre, corre, bebe el zumo que se van las vitaminas”

Varias generaciones han tenido que apresurarse a “atragantarse” con el zumo de naranja por la falsa creencia que las vitaminas se esfuman casi al instante de exprimir la naranja.

Esto puede definirse como una verdad mal explicada, ya que es cierto que la vitamina C es poco estable, se oxida fácilmente con el calor, el aire o la luz, pero sin embargo, se ha podido demostrar que con determinaciones de vitamina C a través de la yodométrica esta vitamina en los zumos recién exprimidos a temperatura ambiente puede durar hasta 12 horas y en frío podría durar hasta 72 horas.

Es importante destacar que no debemos someter esta bebida a un calentamiento severo (más de 100⁰C) ya que entonces sí perderá sus propiedades y que con el paso del tiempo puede hacerse más amargo, pero esto es más una cuestión organoléptica que de pérdida de nutrientes.

Por lo tanto, ¡por fín! puedes tomar tu zumo tranquilamente sin morir en el intento.

2. “Te falta vitamina C, por eso te acatarras”

Hemos escuchado reiteradas veces que la vitamina C previene los resfriados. Sobre esto se ha investigado, y mucho, sin llegar a una conclusión irrefutable. Esto se debe a que no es una vitamina sencilla de estudiar por su facilidad de excreción (vitamina hidrosoluble) y por ello, conocer su efecto en grandes dosis no es sencillo.

Sin embargo, en la mayoría de los estudios más recientes, la ingesta regular de vitamina C no tuvo ningún efecto sobre la prevención del resfriado en la población estudiada. Lo que sí parece hacer efecto es en la duración del constipado. Esta vitamina podría acortar los días de la enfermedad (un 13,6% en los niños y un 8% en los adultos) siendo aún así, su acción, muy heterogénea en los enfermos.

Ya sabes que si te resfriaste, puede ser por muchas carencias nutricionales que tengas, pero no necesariamente por falta de vitamina C. La clave ya sabes dónde está: en la nutrición personalizada.

Por qué es tan importante la nutrición personalizada: Combinación de alimentos y carencias en determinados sectores de la población.

Actualmente disponemos de una facilidad indudable a la hora de obtener información acerca de cualquier tema. Por supuesto, que estamos a favor del desarrollo y la facilidad de información porque gracias a ello hoy en día la población es más consciente sobre la relación entre la salud y la alimentación. Es más, en los últimos años se ha producido el “boom” de la alimentación saludable debido al culto a la belleza y a la información aportada por ciertos influencers de las redes sociales.

Sin embargo, no siempre la información que obtenemos es verídica y puede causarnos mayores estragos ya que la mayoría de veces no se contrasta la información con bases realmente científicas o simplemente el contenido que nos están ofreciendo está más enfocado al marketing y ventas más que a la salud de las personas.

Además, como equipo de nutricionistas que somos, debemos decir que cada cuerpo es un mundo. No hay un tipo de dieta perfecta para toda la población.

Por tanto, queremos incidir en la importancia de la nutrición personalizada ¿Por qué? Porque a la hora de crear nuestra “dieta´´ debemos tener en cuenta ciertos parámetros como pueden ser el objetivo a conseguir, enfermedades, patologías, antecedentes, costumbres (como  por ejemplo el tipo, duración y frecuencia de la actividad física practicada) o la situación personal de cada individuo. Por ejemplo, se sabe que no tiene las mismas necesidades nutricionales una mujer embarazada, un triatleta o una persona sedentaria entonces, ¿por qué recurrimos a generalizar?

Este error podría causar carencias o deficiencias realmente importantes para la salud. La lista de nutrientes que debemos incorporar en nuestra dieta diaria, cada una con dosis determinada, es larga, más de 40 y por ello, ajustar estos nutrientes a dichas cantidades es una labor compleja, razón por las que las deficiencias pueden afectar a buena parte de la población.

Los primeros síntomas de deficiencia suelen ser generales y a menudo no se suele relacionar con la alimentación, sin embargo, conforme pasa el tiempo los efectos pueden ser mayores, como anemia, problemas cardiovasculares, síncopes y un gran etcétera.

Tampoco vale caer en los excesos, ya que aportar más nutrientes de los necesarios también puede ser bastante perjudicial para la salud. Por ejemplo, un error muy habitual es tomar más proteínas de las necesarias lo que puede perjudicar a nuestros riñones o si relacionamos este asunto con el tema que estamos tratando que son las vitaminas,  tomar un multivitamínico sin recomendación del médico nos puede aportar más vitaminas de las necesarias lo que  puede llegar a ser tóxico para el organismo.

Por lo tanto, una alimentación enfocada a cada persona sería lo ideal, pero siempre llevada por profesionales que puedan detectar cualquier anomalía o carencia que se produzca en el cuerpo. No te arriesgues al “yo lo busco en internet, yo me lo aplico” porque puedes poner en riesgo tu salud y ¡con la salud no se juega!

Si te ha interesado este post, sería genial que lo compartieras, ya que es información premium y está súper estudiado, currado y contrastado por profesionales de la salud, para poner la mejor información en tu poder. O si tienes cualquier duda, sabes que estamos a tu disposición.

Si te has quedado con ganas de más, aquí te dejamos otro tema que te puede interesar sobre la vitamina C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mail Facebook Instagram
Abrir chat
1
¡Hola!