fbpx
Problema de salud pública: farmacia nutrición

Es absurda e indignante la situación  que vivimos en nuestro país en el ámbito de la sanidad.

Estamos ya más que acostumbrados a escuchar que los médicos están sobrecargados porque tienen una cola de personas infinita y una enorme falta de tiempo para poder atender todas los problemas de salud de los pacientes.

¿De dónde viene el problema? ¿De la administración? ¿De la población? ¿Del sistema?

Ciertamente, disfrutamos de una sanidad privilegiada en todos los sentidos si nos comparamos con otros países desarrollados y que en teoría son mayores potencias económicas y  por lo tanto, tienen un estado de bienestar “mejor” que el nuestro, como Estados unidos, Reino Unido o Francia. Sin embargo, es cierto que las protestas de los pacientes por la falta de atención, debido a la falta de tiempo, no es incierta en determinadas ocasiones.

La respuesta a las preguntas que se están planteando está clara: la desinformación del ciudadano.

En diversas charlas de nutrición, hice una pregunta, ya que veía que salía constantemente el tema, acerca de lo “mal” que estaba la sanidad: ¿Cómo arreglaríais vosotros la falta de atención, por falta de tiempo, de la que os quejáis cuando vais al médico? Nadie me ha respondido aún lo que quiero escuchar, y la que estoy convencido es la solución, hasta el momento. Por eso y otros motivos, me veo obligado a explicarlo en un blog.

Tenemos la suerte de tener a nuestra disposición una maravillosa sanidad pública que tiene, entre otros, médicos bien formados y profesionales…pero sin tiempo por estar colmadísimos de trabajo. ¿Faltan médicos? La respuesta es NO. Sobran pacientes.

Mi siguiente pregunta en las charlas era: “Cuando os duele una uña, ¿Dónde váis?”. Un 90% de los oyentes iba al médico y el otro 10% me daba respuestas de todo tipo, pero nadie me daba la respuesta que estaba esperando.

De este modo, el “paciente” que le duele la uña y va al médico le está robando tiempo a éste para que pueda atender a un paciente con un problema grave de verdad.

¿Cómo puede ser que tengamos unos profesionales tan bien formados como los farmacéuticos, a pie de calle no los aprovechemos? Es un lujo regalado que no estamos aprovechando.

La farmacia está definida como establecimiento sanitario. Este concepto ha aumentado su significado, ya que ahora la farmacia no está solamente para recoger medicinas de la tarjeta sanitaria, sino que se ha convertido en un establecimiento de prevención de salud y lucha contra la degeneración asociada a la edad. Se puede entender como: cuidado de patologías de la piel, prevención del envejecimiento, cuidado de los trastornos digestivos con una correcta alimentación, etc.

Muchos suelen decir que también está custodiada por profesionales de la salud para cuidar la belleza por la dermofarmacia y dermocosmética, pero es otro modo de decir que está, repito, para prevenir la degeneración asociada a la edad y desarrollo de el cuerpo humano y velar por la salud prolongándola en el tiempo.

Considero que una farmacia es el punto óptimo para poder desarrollar la actividad de nutrición ya que tenenemos acceso como farmacéuticos a información sobre el tratamiento médico, si procede, de el paciente. Como expertos del médicamento, si es un paciente con tratamiento de colesterol, anticoagulado, de hipertensión, de diabetes o muchos más tratamientos farmacológicos, se convierte en vital el conocimiento de éste para no interferir con la nutrición en él y poder aconsejarle la nutrición a seguir.

Por todos estos motivos, entre otros muchos, una farmacia se convierte en punto de asesoramiento nutricional idóneo para cuidar y/o mejorar la salud.

Los farmacétucos están perfectamente formados para atender cualquier problema. Si éstos ven que el paciente necesita un estudio de el problema mas profundo derivarán al médico.

Son un filtro de lujo que tal vez no valoremos porque es gratuito. Optimicemos y exprimamos al máximo nuestro sistema sanitario.

De este modo evitaremos colas infinitas, gastos de dinero innecesarios, pero sobre todo de un tiempo muy valioso que  puede que le estamos quitando a la vida de una persona a la cual le puede suponer vivir o morir.

Mail Facebook Instagram
1
¡Hola!
Powered by